viernes, 10 de junio de 2016

Patrimonio de la Humanidad en Extremadura

Extremadura, tierra de conquistadores y de grandes dehesas, donde encinas y alcornoques dominan con su porte el paisaje.
Extremadura, una gran desconocida para el viajero, que esconde joyas del patrimonio histórico-artístico, arqueológico, etnológico y paisajístico.
Los amantes del turismo y de la belleza que no hayan pisado aún tierras extremeñas, pueden hacerlo siguiendo las huellas de las civilizaciones pasadas que habitaron esta Comunidad Autónoma, situada en el oeste del territorio español.

Conjunto arqueológico de Mérida

La ciudad de Mérida nace en el año 25 a.C. en plena dominación del Imperio Romano en nuestro país.
Situada en un punto estratégico, al asentarse sobre el cauce de los ríos Guadiana y Abarregas, y en la confluencia de las rutas procedentes de Hispalis-Sevilla, Toletum-Toledo, Lusitania-Portugal y Corduba-Córdoba, la ciudad se convertiría en capital de la provincia de Lusitania.
Fiel reflejo de su esplendoroso pasado son las edificaciones romanas que han sobrevivido al paso del tiempo, en esta ciudad conocida por aquel entonces como Emerita Augusta. Su impresionante conjunto arqueológico fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1993.

Anfiteatro de Mérida
Anfiteatro de Mérida

El teatro romano, el anfiteatro, el Templo de Diana, las ruinas del circo, el puente alzado sobre el río Guadiana o el Museo Nacional de Arte Romano, son algunas de las citas que el viajero tiene con las maravillas de la arquitectura romana.
Durante los meses de julio y agosto se festeja en la ciudad su reconocido internacionalmente Festival de Teatro Clásico, el más antiguo de este género que se celebra en España. Certamen que se programa ininterrumpidamente desde el año 1953 y que vio la luz en 1933.
Pretender visitar la ciudad de Mérida en un solo día puede resultar imposible, además de agotador. La villa goza de una buena y diversa oferta de establecimientos hoteleros, donde el turista podrá descansar y reponer fuerzas disfrutando la deliciosa gastronomía emeritense.

Real Monasterio de Guadalupe

Mezcla de estilos que van desde el gótico al neoclásico, pasando por el mudéjar, el renacentista o el barroco, el Real Monasterio de Santa María de Guadalupe, forma parte de los bienes culturales extremeños que han sido declarados Patrimonio de la Humanidad.
La historia de este conjunto monástico se inicia en el siglo XIV. Fueron monjes de la Orden de los Jerónimos los primeros en habitarlo. Vivieron en esta cartuja cerca de cuatro siglos, que fue además el tiempo que duraron las diversas ampliaciones y reformas que tuvieron lugar en el mismo.
En el año 1908 monjes franciscanos vuelven a dar vida a este monasterio, teniendo como cometido restaurar las construcciones y obras de arte de este maravilloso monumento.

Monasterio de Guadalupe

En su interior, se guarda la imagen románica de la Virgen de Guadalupe, patrona de los extremeños, y conocida como Reina de las Españas, por ser patrona también de muchos países del continente americano.
Los museos de bordados, cantorales miniados o el de las pinturas; la sacristía donde se encuentran diversos lienzos de Zurbarán; el templo, sus tres claustros o el camarín de la Virgen de Guadalupe, son algunas de las joyas de arte que el visitante podrá descubrir durante la ruta guiada que ofrece el monasterio.
Y para aquellos que sueñen con dormir en un monumento declarado Patrimonio de la Humanidad, el Monasterio de Guadalupe cuenta con un servicio de hospedería con confortables habitaciones.

Ciudad monumental de Cáceres

La ciudad de Cáceres cuenta con el más importante conjunto renacentista de arquitectura civil y religiosa de todo el territorio español. Su centro histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad en el año 1986.
Fundada en el año 35 a.C. durante el Imperio Romano, ha sido lugar estratégico tanto para las civilizaciones romanas como para la cristiana y árabe.

Plaza Mayor de Cáceres
Plaza Mayor de Cáceres

La mayor parte del rico inventario de monumentos artísticos con los que cuenta la ciudad de Cáceres son del siglo XIV.
Fruto de su buen estado de conservación, el Consejo Europeo reconoció la ciudad de Cáceres como el Tercer Conjunto Monumental Europeo.
Uno de los sucesos históricos más relevantes de los acontecidos en la ciudad tuvo lugar en el año 1476, cuando la Reina Isabel la Católica ordenó derruir la parte superior de todas las torres de la ciudad con el fin de anular su función militar. Acción que se interpretó como un castigo a la nobleza por apoyar a Juana la Beltraneja en detrimento de la Reina.
La ruta por la ciudad de Cáceres viene marcada por la visita a monumentos como su plaza mayor, la Torre de Bujaco, el Arco de la Estrella, la Concatedral de Santa María o la Casa de las Cigüeñas.
Beatriz Moragues - Derechos Reservados


No hay comentarios:

Publicar un comentario