lunes, 6 de junio de 2016

Monasterio de Vallbona de les Monges, lugar de reinas

Entre extensos viñedos y olivares, que dan lugar a excelentes caldos bajo la denominación de origen de Costers del Segre, y a un exquisito aceite de oliva virgen, se encuentra el Real Monasterio de Santa María de Vallbona.


Monasterio de Vallbona de les Monges

Su historia está marcada por las féminas, y es que Vallbona de les Monges es la única de las tres cartujas cistercienses que conforman la Ruta del Císter que desde su origen ha sido habitada por monjas.
Descubramos un poco más del pasado de este monasterio, que ha visto su vida de clausura alterada desde que en el año 1931 fuera catalogado como monumento histórico-artístico.

Historia del monasterio

La historia del cenobio de Vallbona comienza en el año 1163, fecha en la que el conde de Barcelona, Ramón Berenguer IV, cede los terrenos para la construcción. Al igual que los otros monasterios de la Ruta del Císter, Vallbona contó con el apoyo de nobles y soberanos, quienes a través de donaciones y otras inversiones favorecieron el crecimiento del complejo monástico.
En el año 1175, esta comunidad formada exclusivamente por mujeres, se acogió a la doctrina del Cister, teniendo como primera abadesa a Oria Ramírez, quien llegó a Vallbona procedente del Monasterio de Santa María de la Caridad de Tulebras, en Navarra.
En el año 1573, un acuerdo adoptado por el Concilio de Trento les obliga a ceder todas las edificaciones externas a la vida de clausura a nuevos pobladores, con la finalidad de crear un nuevo núcleo de población: el actual municipio de Vallbona de les Monges.
Se había instaurado la prohibición de que las comunidades femeninas vivieran en lugares aislados, así que la continuidad de la vida monástica de las mujeres dependía de que los cenobios quedaran arropados dentro de un núcleo de población.
Vallbona es el único monasterio de la Ruta del Císter, cuya vida monástica no se vio afectada por la desamortización de Mendizábal. Diversas guerras y otros conflictos alteraron la paz que buscaban las monjas cistercienses. A pesar de ello, tan solo durante la guerra civil española el monasterio quedó temporalmente deshabitado.

Vallbona, lugar de reinas

La abadía de Vallbona de les Monges es también conocida con el sobrenombre de “Lugar de Reinas”. Su historia ha estado marcada desde sus inicios por las mujeres, siendo el monasterio femenino de la Orden del Císter más importante de toda Cataluña.
Desde su creación este cenobio ha estado custodiado por distintas generaciones de religiosas, muchas de las cuáles procedían de destacadas familias de la nobleza.
Violante de Hungría, esposa del rey Jaime I el Conquistador quedó cautivada por la belleza de esta cartuja, en la cuál se alojó en repetidas ocasiones junto a su marido y fue la benefactora de algunas de las obras que se llevaron a término en el complejo.
Tal era el interés que Vallbona despertó en Violante, que solicitó que sus restos mortales fueran enterrados en esta abadía leridana. Y así sucedió cuando en 1275 recibió sepultura en Vallbona, veinticuatro años después de haber fallecido en un monasterio de Huesca.
Sancha de Aragón, hija del rey Jaime I y de Violante de Hungría, al igual que su madre, también dispuso que su cuerpo descansara en este monasterio cisterciense. Sus restos mortales fueron trasladados desde Tierra Santa, donde pereció, hasta el interior de la iglesia de Vallbona, situándose su cuerpo próximo al de su madre.

Maqueta del Monasterio de Vallbona de les Monges
Maqueta del Monasterio de Vallbona de les Monges

La belleza del arte cisterciense

El claustro de este monasterio tiene forma trapezoidal, lo cual llama sumamente la atención, por ser diferente al de otras cartujas cistercienses. Mientras que el ala sur y este son de estilo románico, su flanco norte es de estilo gótico y el lado oeste renacentista.
Tumbas reales, una extensa colección de escudos de la nobleza catalana que se encuentran en los sepulcros de la sala capitular, bellas esculturas románicas o su biblioteca, son algunas de las reliquias artísticas que aguardan al visitante que llega hasta el monasterio de Vallbona.

Hospedarse en Vallbona

El Real Monasterio de Santa María de Vallbona, tiene habilitadas un número de habitaciones a disposición de todos aquellos visitantes que decidan pasar unos días de paz y tranquilidad en el interior de este conjunto monástico.
Además de buscar la paz espiritual, los alojados podrán conocer de primera mano el quehacer de las monjas de este monasterio. Los trabajos artesanales y el turismo constituyen hoy día las principales fuentes de ingresos de estas monjas cistercienses.

Beatriz Moragues - Todos los Derechos Reservados


No hay comentarios:

Publicar un comentario