miércoles, 8 de junio de 2016

Isla del coco: turismo, flora y fauna

Esta isla deshabitada de Costa Rica, fue calificada por el investigador y oceanógrafo francés Jacques Cousteau como “la isla más hermosa del mundo”.

Situada en el Océano Pacífico, esta isla volcánica de 24 km2 es una maravilla de diversidad ecológica. Su riqueza en flora y fauna la convierten en un edén como pocos en este mundo.


Bahia Wafer, Isla del Coco
Bahia Wafer


En el verano de 1869 Isla del Coco pasa a formar parte de Costa Rica, y cinco años más tarde el Presidente Tomás Guardia decide usar la isla a modo de cárcel. Sin embargo, el coste es tan elevado que en 1882 se descarta definitivamente esta opción.


La Isla del Tesoro

Cuenta la historia que en los siglos XVII y XVIII multitud de corsarios y piratas llegaron a la isla a cobijarse y, sobre todo, a esconder sus tesoros. Son famosos los piratas Benito Bonito (Espada Sangrienta), Edgard Davis y el capitán William Thompson. De todos los tesoros el más importante fue el tesoro de Lima, con cantidades ingentes de oro y plata.

Conocida la isla por su abundancia de tesoros ocultos, gran número de personajes comenzaron a visitarla con la intención de encontrarlos y enriquecerse. Llegó a tal punto la locura de los tesoros, que el gobernador de Isla del Coco en 1897, el alemán Augusto Gissler, mandó a cincuenta familias a vivir allí y buscar la fortuna escondida. Ni que decir tiene, que nada se encontró y sin embargo sí se provocó un gran daño a la naturaleza.


Isla del Coco, paraíso ecológico

Su clima es tropical, extremadamente lluvioso, lo que favorece su exuberante vegetación. Los meses que se consideran más secos son enero, febrero, marzo, septiembre y octubre.


Catarata en la Isla del Coco, Costa Rica
Catarata en la Isla del Coco


Su paisaje contiene multitud de ríos, cascadas, cuevas submarinas y acantilados. El punto más alto de la isla es el Cerro Iglesias.

En 1978 se convierte en Parque Nacional, y a finales de 1997 la UNESCO la declara Patrimonio Natural de la Humanidad. Un año más tarde es reconocida como Humedal de Importancia Internacional por la Convención Internacional Ramsar, que se ocupa de la conservación de los humedales en todo el mundo.



La vida en la Isla del Coco

La riqueza de esta isla en cuanto a flora y fauna es extraordinaria:
  • 1300 especies animales, tanto terrestres como acuáticas.
  • 600 especies de moluscos marinos.
  • 362 especies de insectos (64 endémicas).
  • Más de 60 especies de peces marinos (27 endémicas).
  • 235 especies de plantas.
  • 228 especies de mamíferos.
  • 100 especies de aves (3 endémicas).
  • 85 especies de hongos.
  • 57 especies de crustáceos.
  • 32 especies de corales.
  • 3 especies de arañas.
  • 2 especies endémicas de reptiles.


Bucear en Isla del Coco

El buceo es lo que lleva a la mayoría de turistas a la isla. Sus casi cien mil hectáreas de aguas cristalinas repletas de maravillas, son una atracción irresistible para los aficionados a este deporte. Sin embargo, sólo los buceadores avezados pueden sumergirse en estas aguas, ya que sus cambiantes corrientes son peligrosas para quienes no tienen sufriente experiencia. Los meses de diciembre a mayo son los más recomendables para regalarse esta experiencia. Este tipo de turismo proporciona a Costa Rica más de diez millones de dólares anuales.


Islote Manuelita, isla del Coco
Islote Manuelita, lugar ideal para el buceo



Visitar Isla del Coco

Alcanzar esta isla es una tarea ardua, ya que por su aislamiento se tarda más de treinta horas en llegar desde Puntarenas, por lo que se recomienda contratar los servicios turísticos que existen en la zona.

No hay lugar donde alojarse, ni tiendas o restaurantes. Lo que sí se encuentran son servicios para el aseo personal, agua potable y primeros auxilios.

Además, los visitantes deben tener en cuenta algunas pautas de conducta importantes:
  • Está prohibido acampar.
  • Está absolutamente prohibido tirar en la isla cualquier tipo de basura.
  • Está prohibido molestar a los animales que allí viven.
  • Los grupos de buceo no pueden exceder de diez personas.
  • Se debe evitar estropear las plantas y la naturaleza en general de la isla.

Un viaje único

Repleta de leyendas, vida y belleza, la Isla del Coco resulta un lugar idóneo para perderse al menos una vez en la vida. Su maravillosa naturaleza, paisajes y animales con seguridad se quedarán para siempre en la retina y en el alma del visitante.

Beatriz Moragues - Todos los Derechos Reservados


No hay comentarios:

Publicar un comentario